BUCEO RESPETUOSO

El buceo nos permite descubrir grandes paisajes submarinos y los organismos que viven en ellos. Muchos de estos seres han tardado años, quizás décadas, en desarrollarse puesto que su crecimiento suele ser muy lento. Un “encaje de venus” o una “gorgonia”, por ejemplo, han necesitado más de 30 años para adquirir la forma y el tamaño que actualmente tienen.   Si no se va con cuidado y se evita romperlos un buceador puede ocasionar un impacto del cual el medio que tardará años en recuperarse.  Esto tiene mucha importancia en los puntos de la costa más visitados puesto que el efecto es acumulativo y, evitentemente, el mar no tiene tiempo de recuperarse de todas estas agresiones.

Actualmente, una de las causas de esta situación, es la gran cantidad de buceadores que utilizamos cámaras. Es muy habitual apoyarnos en el fondo para obtener una imagen o mientras estamos enfocando  golpear contínuamente las rocas con las aletas. De ninguna manera una buena imágen justifica una agresión  medioambiental del que la naturaleza puede tardar muchos años en recuperarse. Todos hemos de ser conscientes del impacto que tiene el buceo y debemos de minimizarlo.

De todas maneras hay que considerar que éste no es el problema más grave, basta con recordar que la contaminación, la sobrepesca, el calentamiento global, la acidificación del mar, los pesticidas y abonos procedentes de los campos de cultivo, etc, etc tienen un efecto mucho más nocivo que el buceo, pero esto no justifica, de ninguna manera, el comportamiento poco cuidadoso o incívico de algunos submarinistas.

Deja un comentario