Los nudibranquios

Los nudibranquios, conocidos popularmente como babosas marinas, son unos moluscos muy conocidos debido al interés que han despertado en los buceadores.

Con el desarrollo del buceo muchos animales que hasta hace relativamente pocos años eran casi desconocidos han pasado a ser los protagonistas de primer orden en la investigación y en la divulgación de la biología marina. Uno de estos casos es el de los nudibranquios. Se trata de pequeños moluscos marinos que en su mayoría carecen de concha, por esto son conocidos también con el nombre de babosas marinas.

 

Generalmente son animales pequeños, suelen tener entre cinco y diez centímetros de longitud, aunque hay especies de unos pocos milímetros y otras que pueden llegar a más de treinta, como es el caso de la Bailarina española, típica de las aguas tropicales, o de algunas especies del género Aplysia, conocidas como liebres de mar.

La coloración de los nudibranquios :

Una de las cosas que más llama la atención de estos animales es su aspecto. En algunos casos tienen una extraordinaria coloración críptica, lo cual les permiten confundirse totalmente con el fondo, siendo muy dificil de verlos cuando están sobre las algas o las hojas de posidonia. En el vídeo hay imágenes de una especie que se confunde totalmente con el alga Padina pavonica.

En otros casos las babosas marinas  tienen colores muy llamativos. Esto no es un capricho de la naturaleza puesto que con ellos advierten a sus posibles depredadores de que cuentan con mecanismos de defensa muy eficaces. Es curioso que también hay especies que imitan la forma y el aspecto de estas últimas. Les sirve para advertir del peligro aunque realmente son inofensivas.

Mecanismos de defensa:

Los mecanismos de defensa de muchas especies de nudibranquios es altamente efectiva. Entre ellos destaca que hay especies que tienen la capacidad de acumular numerosas células urticantes procedentes de los pólipos que capturan y que  les sirven de alimento. Estas células salen del tubo digestivo y se acumulan en las denominadas ceratas, que son unas finas expansiones que están en el dorso del animal. En este proceso conservan los dardos venenosos los cuales pueden afectar a los depredadores si alguno se atreve a atacar a estos nudibranquios.

También hay casos, como ocurre en las vaquitas suizas, que acumulan en su cuerpo espículas punzantes procedentes de las esponjas que les sirven de alimento. Cualquier pez que se las lleve a la boca tendrá una mala experiencia, por esto ya ni lo intentan.

Más información sobre los nudibranquios:

En España hay varios grupos de biólogos y de voluntarios que están buscando, identificando y recogiendo datos de estos organismos marinos. Esta información está permitiendo identificar las especies que viven en nuestro litoral, su distribución y detalles de su biología. Entre estos grupos cabe destacar a GROC y a VIMAR. En sus páginas web se puede encontrar mucha información y una gran cantidad imágenes que pueden ayudar a identificar las especies presentes en nuestros fondos marinos. También es muy interesante la Guía de nudibranquios que forma parte del contenido de la web www.asturnatura.com

Quien quiera colaborar dando a conocer sus observaciones para ampliar la base de datos sobre la distribución de estos animales puede hacerlo siguiendo los contactos existentes en las de ambas grupos. Para quien quiera participar en programas de Ciencia Ciudadana relativa a contenidos medioambientales marinos puede hacerlo también en la web Observadores del Mar que está desarrollando el ICM-CSIC.